jueves, 21 de septiembre de 2017

RAZONES PARA IR AL SEXÓLOGO/A

Muy buenos días, hoy os traigo un post para disipar dudas sobre la figura profesional del/a sexólogo/a, pues aún siguen existiendo resistencias debido a diferentes motivos:
  • El desconocimiento de las funciones profesionales de ésta figura.
  • El bagaje cultural y religioso que precede a la sexualidad humana.
  • Tener creencias erróneas sobre lo qué es y no es sexualidad.
  • Mitos existentes sobre la sexualidad: media-naranja, amor romántico, los celos, dependencia emocional, etc. 
  • Pensar que la pornografía es la vía correcta para aprender y un modelo a seguir. 
  • Creer que el único modelo válido y plausible es el heterosexual.
Estas son algunas, que no son pocas, de las ideas y creencias que nos hacen ver la figura del sexólogo/a como innecesaria, inaccesible, con miedo y/o pudor. Quiero creer que esa creencia se irá disipando a lo largo del tiempo. 


Os voy a dar unas cuantas razones empíricas para disipar dudas y que veáis al sexólogo/a como una figura necesaria, en una sociedad hipersexualizada. Así pues, os responderé a unas preguntas necesarias para entender mejor los motivos para consultar/visitar a un/a profesional de la sexología. 


¿Qué formación tiene un sexólogo?
En España, una sexóloga o un sexólogo ha realizado una formación de postgrado en sexología (Máster en Sexología), de forma posterior a la realización de una licenciatura, diplomatura, o grado (en psicología, en medicina, en psicopedagogía, en enfermería, en trabajo social, u otras disciplinas.) 
Como veis, un/a sexólogo/a, tiene formación universitaria superior, así que si queréis o necesitáis referencias, estáis en todo vuestro derecho de pedirlas. 
Como en todas las profesiones, esta no está exenta de intrusismo, así que yo os animaría a cercioraros del curriculum formativo y experiencia profesional de la persona que consultéis. 
¿Qué problemas trata un profesional de la sexología?
Resumidamente os diré que las dificultades que se abordan desde ésta disciplina son diversas. No todo tiene que ver con la clínica, es decir con pasar consulta -ya sea en un ente público o privado-, así pues, la figura del sexólogo/a la podemos encontrar haciendo también, Educación Afectivo-Sexual, para promover el conocimiento de la sexualidad como dimensión de la persona que abastece aspectos biológicos, psicológicos, sociales, éticos y culturales y valorar su importancia para la vivencia de una sexualidad madura, responsable y placentera a lo largo de la vida.
Abordar problemas o dificultades afectivo-sexuales y/o de pareja, ya sea la falta de deseo, problemas de comunicación, inseguridades, dependencia emocional, infidelidades, celos, etc. 

Como también las dificultades más frecuentes en hombres: dificultades de eyaculación, erección o deseo. 
Y las más frecuentes en mujeres: Dificultades para excitarse o disfrutar, molestias en la penetración o falta de deseo sexual. 

Así mismo, también se abordan aspectos como la orientación, la identidad sexual o las preferencias excitatorias. Pues no siempre el contexto facilita que nos expresemos tal y como somos y sentimos, creando un malestar profundo a la persona que se encuentra en esta tesitura. 

Si quieres saber más aspectos que aborda un profesional de la sexología, puedes entrar aquí

Además tenéis que saber que, en las sesiones clínicas, todo lo que se trabaje, se comente y se proponga, está bajo la confidencialidad profesional. Inclusive si se trata de una sesión terapéutica en pareja, cuando se cita a los miembros por separado, nunca se hace explícito, al otro miembro, las quejas o molestias que se traten de forma individual, a no ser que se exprese -por parte del paciente/cliente- que así lo desea para resolver el conflicto existente. 

Así mismo, una buena relación sexo-afectiva con uno mismo y con la pareja, parte de la base de una buena autoestima y autoexploración, dado que si no sabemos qué nos gusta, ¿cómo lo podremos comunicar a nuestra pareja? y si los complejos se nos apoderan ¿cómo podemos disfrutar de una interacción sexual satisfactoria?

Cómo veis, la sexualidad forma parte de nuestro día a día y no sólo hace referencia a la genitalidad (es decir, los genitales), ni al coitocentrismo. Sino que engloba un espectro mucho más amplio de la persona. 
No nos olvidemos que somos seres sexuados desde el momento de nacer, hasta el último día de nuestra existencia. Y que en cada etapa vital, van surgiendo cambios a los que nos tenemos que adaptar para vivir en armonía. 
Así pues, ¿Por qué no poner remedio a situaciones que no nos dejan ser completamente felices?

Los/as sexólogos/as cubren tres principales campos: 
  1. Educación, ayuda a informar y resolver dudas de los pacientes; 
  2. Consejería: Ofrece alternativas para mejorar la intimidad en pareja;  
  3. Terapia: Esta última tiene la finalidad de curar o reasignar alternativas eróticas que ayuden a la pareja a mejorar su vida sexual.
Si puedo serte de ayuda, por alguno de los motivos anteriormente expuestos, puedes ponerte en contacto conmigo para pedir cita. 

Consulta privada en:
  • Vilafranca del Penedès (Barcelona)
  • Barcelona ciudad
  • También hago sesiones por Skype, para aquellas personas que no vivan cerca de Barcelona.
Puedes escribirme, para pedir cita, al siguiente mail: psicologa@cristinacallao.es o través del formulario de contacto que encontrarás tanto en el lateral del blog, como en mi página web o haciendo clic en la imagen siguiente.




Referencias:
http://lasexologia.com/sexologa-sexologo/
http://www.salud180.com/10-razones-para-ir-al-sexologo

2 comentarios:

  1. Hola Cristina, me ha gustado mucho tu post con información tan clara y cercana para explicar qué es y cómo puede ayudar la sexología a tantas parejas que sufren por problemas en su sexualidad fácilmente solucionables.

    Sólo hay que atreverse y acudir al especialista como lo haríamos con cualquier otro problema de salud.

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando, ojalá algún día la gente entienda y le de la misma importancia a la salud sexual, como se la da a otras áreas del ser humano.
      Un abrazo!

      Eliminar